VerBlog

Literario

Open Book
 
Search
  • VerBlog

La Vida Manda

Es la primera vez que leo a Ofelia Rodríguez y qué experiencia tuve con su obra La Vida Manda. Mientras pasaba las páginas del libro, uno tras otro cuestionamiento se asomaba a mi mente provocando en mí, encuentros emocionales inesperados.


Esta novela expone, dentro del marco del género naturalista, una serie de temas que aunque se tratan dentro del contexto de Cuba en 1920, aun se mantienen candentes: como es el caso de la política, el adulterio, el matrimonio, la maternidad, las leyes laborales, la pobreza, la violencia doméstica entre otros.


A través del personaje de Gertrudis, Rodriguez Acosta permite al lector desprenderse por un lado, del concepto decimonónico del ángel del hogar que se tenía de la mujer, bien representada en la obra "Luz y sombra" de Ana Roqué, y por otro, conocer el lugar de la mujer dentro de la sociedad cubana y lo que la lleva a luchar por alcanzar una participación política durante una dictadura. Vemos al personaje femenino de una manera más realista, en la que demuestra no una debilidad femenina sino la fuerza masculina que hay dentro de ella para hacerle frente a las visicitudes de la vida y forjarse un mejor futuro.


Rodríguez se vale de Gertrudis para mostrar ese cambio que se quiere lograr en la mujer, que pueda sentirse libre para actuar en cualquier campo de la sociedad, sea intelectual, laborar, o político; el ideal feminista que se trata de conseguir dentro de una nueva sociedad. En las tertulias en las que participa expresa su interés en la política mencionando que todos deben estar incluídos en el cambio, refiriéndose a la gente de barrios marginales donde viven sus primos, así como la gente limosnera de la calle. Con Delia se siente escuchada, y es ella la que representa la imagen completa del feminismo por lo exitosa que es.


Con el final trágico de la novela, Rodríguez Acosta, nos muestra que, aunque una mujer pobre pero inteligente y luchadora quiere abrirse camino para surgir en la vida, al ser parte de una sociedad donde se la discrimina, ignora, maltrata y sin leyes que le otorguen derechos, va ir perdiendo poco a poco ese impulso que la motivaba para sentirse útil y llevar a cabo sus ideales. Es más, se va envejeciendo sin haber logrado nada, o perdiéndolo todo y Gertrudis es ese prototipo de mujer , se queda sin trabajo, el hijo que ansía querer, un novio, sin su padrino, y hasta pierde la vista intentando suicidarse. Su primo Félix ya le había dicho:

- " Tú siempre tan buena, tan triste y tan desgraciada! Que yo sea un miserable, es una cosa natural, pero tú..." (Rodriguez Acosta, 1930, p.131)

La novela tiene abundantes frases que hacen filosofar al lector. Aquí, tres de mis favoritas:
“Una buena acción no favorece siempre al que la recibe y a menudo perjudica al que la hace”. Don Esteban (Rodriguez Acosta, 1930, p.3)
"¿Le parece poca tristeza el tener que superar la vida?" Gertrudis (Rodriguez Acosta, 1930, p.61)
"La vida moderna es tan mecánica, que hasta debemos sentir mecánicamente" Gertrudis (Rodriguez Acosta, 1930, p.59)




11 views0 comments

Recent Posts

See All